Buscar Cancion...

Ni la alta temperatura ni el inclemente sol fueron impedimento para que los hinchas del Junior acompañaran a los integrantes del equipo barranquillero en el recorrido desde el aeropuerto Ernesto Cortissoz hasta el estadio Roberto Meléndez, donde otro grupo de seguidores llenó la tribuna occidental y les hizo un gran recibimiento a sus héroes.

   Teofilo Gutierrez 

Uno de los primeros en subir a la tarima que uno de los patrocinadores del Junior colocó sobre la pista atlética, fue el alcalde de Barranquilla Alejandro Char, quien junto a Sebastián Viera iban portando el trofeo.

El uruguayo levantó su puño en derecho en señal de victoria y de inmediato recibió la aclamación de la hinchada. Después le pasaron una réplica de la camisa azul de Julio Comesaña y la mostró al público. Lo mismo hizo Teófilo Gutiérrez.

Hubo dedicatoria especial para aquellos que antes del partido contra el Pasto le dieron palo al Junior, como dijo un jugador del equipo rojiblanco. Uno de esos fue el periodista de El Tiempo, Gabriel Meluk, quien criticó la iniciativa del alcalde Char de facilitar unos buses para el desplazamiento de hinchas del Junior a Bogotá.

También hubo un minuto de silencio por Millonarios y por el atacante del Pasto, Ray Vanegas, quien antes de patear desde los doce pasos mandó a callar a Sebastián Viera. Todos los jugadores se colocaron el dedo índice en los labios, así como lo hizo Vanegas.

La sesión de baile corrió por cuenta de Luis Narváez y Teófilo Gutiérrez., quienes bailaron champeta con la reina del Carnaval Carolina Segebre. El que se animó después a tirar pases fue Sebastián Viera, quien se inventó el pase del silenciador, en honor a Ray Vanegas.


En medio del festejo, varios jugadores crearon un corito para pedir la continuidad en el equipo de Léiner Escalante, de quien ha circulado que lo le será renovado su contrato. “¡Escalante, no se va!, ¡Escalante no se va!”, corear Viera, Teófilo y compañía.

Narváez fue el primero en dirigirse al público. “Hemos sufrido, hemos llorado, pero aquí estamos”, dijo el barranquillero. El turno siguiente fue para Teófilo Gutiérrez. “Es un placer estar acá, esta es mi casa. Nunca duden de este equipo, porque somos tu papá y Dios está con nosotros”, afirmó el delantero de La Chinita.

Viera expresó su gratitud al público. 

“A papá se lo hacen callar porque cobran. Junioristas, gracias por todo, confíen en nosotros y el próximo semestre llenen el estadio, los esperamos a todos acá”.

Había una persona que no estaba en la celebración y eso lo notó uno de los presentadores, quien no dudó en preguntar: ¿Y dónde está pelo de burra?”, lo que generó que el público empezara a corear el popular apodo del técnico del Junior, Julio Comesaña.

Así uno a uno fue bajando los jugadores del Junior de la tarima. Teófilo Gutiérrez, el más asediado, se fue con el trofeo en las manos. “Esto lo ganamos con huevos y corazón. Somos grandes”, concluyó Teo.


Fuente Hora7/24


 
 
Top